La comunidad internacional lo considera "provocativo" porque viola resoluciones de la ONU. Corea del Norte ha confirmado que lo lanzará entre el 12 y el 16 de abrilCorea del Norte ha confirmado hoy oficialmente que el lanzamiento de su cohete de largo alcance 'Unha-3' tendrá lugar en las fechas previstas, es decir, "entre el 12 y el 16 de abril". Dicho cohete tiene la finalidad, según los norcoreanos, de poner en órbita al satélite meteorológico 'Kwangmyongsong-3'. Pero EEUU sospecha que con este lanzamiento Pyongyang pretende encubrir otras prácticas con misiles de largo alcance, lo que supondría una violación de las resoluciones de Naciones Unidas.



Además, las resoluciones 1718 y 1874 del Consejo de Seguridad prohíben al régimen comunista utilizar misiles balísticos, por lo que el lanzamiento de ese cohete supondría una violación de tales resoluciones.



La portavoz del Gobierno estadounidense, Victoria Nuland, ha instado a Corea del Norte a cancelar el lanzamiento apuntando que "es una muy mala idea" ya que sería interpretado como una acción "altamente provocativa". "Nuestra posición sigue siendo la misma. No lo hagáis". EEUU ha añadido que sería "inconsistente" con su compromiso de suspender su programa de misiles de largo alcance; y, por último, sería una "amenaza" para la seguridad regional.



Además, ha añadido Nuland que resulta "extremadamente desalentador" ver que cuando la comunidad internacional alcanza un acuerdo con Corea del Norte, como el suscrito con Estados Unidos -por el que se compromete a suspender sus actividades nucleares a cambio de ayuda humanitaria-, el país responde con "nuevas amenazas y provocaciones".



A China parece que tampoco le ha gustado la idea. El portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Liu Weimin, ha afirmado que "todas las partes" deben respetar el Derecho Internacional para impedir un aumento de la tensión en la península.



También Corea del Sur se opone al lanzamiento del misil balístico y se ha unido a su consideración como "provocativo".



Igualmente, el ministro de Exteriores de Japón, Koichiro Gemba, intentará sumar apoyos durante la cumbre del G-8 que se celebrará entre el jueves y el viernes en Washington para emitir un texto de condena al lanzamiento del satélite meteorológico e intentará recabar el apoyo de sus homólogos para aumentar la presión sobre Corea del Norte con la finalidad de disuadir al país de llevar a cabo al lanzamiento.



Si al mundo le faltaban elementos de tensión nuclear -véase Irán y su programa con presuntos fines 'energéticos-, ahora se une Corea del Norte y sus usos 'meorológicos-. Y es que los locos, en política, siempre han dado problemas y son muy peligrosos...



José Ángel Gutiérrez

[email protected]