El Banco Mundial lo tiene claro: asegura que la economía mundial crecerá menos el presente año que en 2012 y que la Eurozona podría terminar el año, o bien en estancamiento o, peor aún, en ligera recesión. Vamos, que Europa es el lastre del mundo.

Por contra, los países emergentes, los buenos de la peli, crecerán con fuerza, siguiendo el modelo chino, que es muy sencillo: se tata de competir en un mercado global con salarios de miseria.

¿Alguien puede creer que sea normal que la República china -1.300 millones de habitantes- controle un 20% de la deuda española mientras su salario medio mensual no alcanza los 100 euros? Créanselo, pero con esos salarios también podía crecer España, o toda la Eurozona, al 9%.

¿Alguien pude creer que India -1.000 millones de habitantes- siga escalando puestos en la economía mundial con un salario medio -difícil de precisar porque el 70% es economía 'informal', es decir, sumergida- con un salario medio de 25 dólares? Así también conseguiría Europa multinacionales colonizadoras de los cinco continentes. Basta con explotar al trabajador.

El modelo chino, o indio, se impone en el mundo. Se mide el crecimiento económico pero no el nivel de vida de los habitantes que logran ese crecimiento. Y el objetivo del desarrollo no es que las economías nacionales marchen bien sino que las economías familiares marchen bien, que es muy distinto.

Moraleja: el principal objetivo de un mundo globalizado es pactar unos salarios, aunque sólo sean mínimamente equiparables entre los países que compiten en un mercado común global. Y si no, pues mire usted, habrá que volver al proteccionismo.

Eulogio López

[email protected]