• Tras el fracaso de Soria con la "burda manipulación", el ministro echa balones fuera: el culpable es su secretario de Estado, Alberto Nadal (en la imagen junto al ministro José Manuel Soria) y el director de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal.
  • Pero es éste último el que tiene la confianza del presidente Rajoy en este asunto.
  • El ministro presentará a su secretario de Estado en el Foro de la nueva Economía, el próximo martes.
  • Y ojo con el gas: la CNMC ya ha advertido que el sistema gasista está generando un déficit de tarifa que en 2014 podría llegar a los 813 millones de euros.

Menudo cabreo tiene el presidente Rajoy con José Manuel Soria a cuenta de la desastrosa reforma eléctrica. El ministro de Industria, Energía y Turismo suspendió la última subasta que iba a suponer un encarecimiento de la luz superior al 11%. Según Soria, "la subasta eléctrica se manipuló de manera burda". Pero el informe publicado este martes por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lo desmiente, aunque admite que sí hubo "situaciones atípicas".

Sea como fuere, el ministro echa balones fuera y culpa del fracaso de la reforma a los dos gemelos Nadal: a su secretario de Estado, Alberto, y al director de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro. Lo malo para Soria es que Rajoy confía plenamente en Álvaro Nadal, al menos en este asunto.

Esa confianza se constató durante la última rueda de prensa de 2013 en la que el presidente del Gobierno aseguró que la luz subiría un 2,3% en enero y no el temido 11%. Rajoy miró en varias ocasiones a Nadal y éste le devolvió claros gestos de asentimiento.

Y para colmo, el mismo Soria presentará al secretario de Estado de Energía -Alberto-, que intervendrá en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum. Seguro que quedan como amigos.

Pero por si no era suficiente con el problema eléctrico, ahora resulta que el sistema gasista también está generando su propio déficit de tarifa que, según la CNMC, podría alcanzar los 813 millones de euros en 2014. Sí, es mucho menos que los 3.000 millones del déficit eléctrico de 2013, pero por algo se empieza.

Miriam Prat

[email protected]