Pero el asunto tiene trampa, porque hay muchos recortes planteados en las reformas previstas. Planteados, que no concretados

El empeoramiento de las previsiones de Bruselas para España y los dos años que nos han dado de plazo para cumplir el objetivo de déficit, no implica que tengan que hacerse nuevos ajustes, ha manifestado Luis de Guindos en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, celebrado el viernes 3. El déficit, se reducirá, ha dicho.

De Guindos ha señalado que el Plan Nacional de Reformas, presentado días atrás en Bruselas, servirá para corregir a la baja las previsiones más negativas de Olli Rehn y ha manifestado con rotundidad que "no hay previstos nuevos ajustes, sino que tenemos dos años más para llegar al 3% del déficit público".

El hecho de que sostenga que no hay que hacer más ajustes tiene trampa, ya que son muchos los planteados en todo tipo de ámbitos, desde la sostenibilidad de las pensiones hasta la anunciada subida de los impuestos especiales, que no han sido concretados, como pudo verse en la kafkiana rueda de prensa de la presentación del Plan Nacional de Reformas, donde Montoro detalló muy poco sus planes tributarios.

De Guindos ha resaltado la enorme corrección de desequilibrios en la economía española, el superávit en la balanza de pagos , así como la disminución en los costes de financiación de la economía española. También ha aprovechado para criticar la política del Gobierno anterior que ofrecía cifras muy optimistas, mientras el ejecutivo actual opta por la prudencia para dotar de credibilidad a sus previsiones, en alusión a la recuperación prevista por Bruselas para el año que viene (0,9%), frente al -0,5% previsto por el Gobierno.

Sara Olivo
[email protected]