España mantiene proyectos de investigación con células madre embrionarias que no podrán patentarse en EuropaProfesionales por la Ética ha informado de que el Gobierno español, a través del Banco de Líneas Celulares dependiente en última instancia del Ministerio de Sanidad, mantiene 29 líneas  celulares (cultivos celulares que tienen alta capacidad de multiplicarse in vitro) en centros de Andalucía (Banco Andaluz de Células Madre y Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa), Barcelona (Centro de Medicina Regenerativa) y Valencia (Centro Príncipe Felipe). 

Según explica Profesionales por la Ética, este tipo de proyectos de investigación se enfrentan con dos problemas: el primero es que la investigación con células madre embrionarias está obsoleta y se ha demostrado absolutamente ineficiente y sin resultados terapéuticos, después de 10 años de trabajos; el segundo problema es que los proyectos de investigación con células madre embrionarias contravienen la legislación europea y no podrán ser patentados de acuerdo con la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo de octubre de 2011.

Y es que, como explicamos en Hispanidad, el Tribunal de Justicia del Parlamento Europeo aprobó un dictamen por el cual las células embrionarias, que tienen capacidad de desarrollarse hasta formar un ser humano, deben calificarse jurídicamente como embriones humanos. Desde el primer instante de la concepción ya existe la vida de un ser humano, distinto de la madre.

Por otra parte, en EEUU los experimentos con células madre embrionarias han desaparecido y se ha generalizado la experimentación con células madre adultas (o sea, las que no plantean problemas éticos).

Además, también contamos que un equipo de eruditos de la Escuela de Medicina de Harvard (EEUU) expusieron, en la publicación Science, un inédito procedimiento que admite, a partir de células adultas, generar células madre con las mismas características regenerativas que las embrionarias, por lo que se soluciona una de las mayores trabas para poder emplear este tipo de células con finalidades curativas.

Teresa García-Noblejas, secretaria general y de comunicación de Profesionales por la Ética, ha afirmado: «Hemos solicitado al Ministerio de Sanidad un cambio de rumbo en la investigación biomédica española, de manera que los recursos se dediquen a proyectos eficientes, como los que utilizan células adultas o a células IP's (células madre pluripotentes inducidas, capaces de generar la mayoría de los tejidos); esta solicitud ha sido realizada por 2.700 profesionales, científicos e investigadores de diversos ámbitos sin que hayamos obtenido respuesta alguna». La solicitud se ha presentado formalmente al Ministerio de Sanidad mediante el Manifiesto 25 de marzo, por una investigación biomédica eficiente, respetuosa con el ser humano y adecuada a la legislación europea.

El siguiente paso va a ser, explican desde Profesionales por la Ética, solicitar al Ministerio de Sanidad que explique el coste de las investigaciones que utilizan embriones humanos en proyectos de investigación con financiación pública y los resultados reales de estos proyectos. «No podemos permitirnos dedicar recursos públicos a macroproyectos que no tengan resultado alguno desde el punto de vista terapéutico y encima contradigan la legislación europea», ha concluido García-Noblejas.

Andrés Velázquez
[email protected]