Los recortes en mantenimiento conducen a España a tener un "Ejército bonsái"La  Fundación Alternativas ha presentado un informe -'El impacto de la crisis económica en la Defensa: autónoma irrelevancia o acción combinada'- según el cual, los pagos comprometidos a las industrias de defensa implicadas en los 19 programas especiales de armamento y los recortes en mantenimiento convertirán a las Fuerzas Armadas en un "Ejército bonsái", con un amplio espectro de materiales pero sin la posibilidad de utilizarlos por la imposibilidad de dedicar el presupuesto suficiente para mantenerlos operativos, informa la revista Atenea.

El informe ha sido elaborado por el investigador Bernardo Navazo con la colaboración, entre otros, del ex secretario de Estado de Defensa Constantino Méndez, el vicepresidente ejecutivo de la fundación, Nicolás Sartorius, y el ex diputado del PSOE Jordi Marsal.

Las conclusiones del informe, similares a las evaluaciones presentadas por Méndez en septiembre de 2011, poco antes de dejar el cargo en el Ministerio, son demoledoras: el Ministerio de Defensa está en una situación de "colapso financiero", con unos compromisos de pago a la industria de unos 3.500 millones de euros anuales desde 2012 hasta 2025, mientras que "la proyección de la asignación presupuestaria media anual para dicho capitulo el mismo periodo se acerca a los 1.300 millones". Así, "el Ministerio de Defensa tiene un desfase entre ingresos y gastos" de "más de 2.200 millones de euros al año durante la próxima década y media".

Las diferencias entre el presupuesto inicial en 2012 (6.316 millones de euros) y el finalmente ejecutado (9.607 millones) es de un 30.69%. El desfase, explica Navazo, motivado por la inclusión de los organismos autónomos dependientes de Defensa, el coste de las misiones en el exterior y el crédito extraordinario para los programas especiales, matiza "la sabiduría popular sobre el Minsterio de Defensa", que entre 2007 y 2013 habría sufrido un recorte de un 8,7%, "cantidad alejada de lo que se suele comentar públicamente" (un 28%, según el secretario de Estado, Pedro Argüelles).

El investigador incide en que Defensa ha blindado las adquisiciones con "leves retrasos y refinanciaciones", priorizando los recortes en los capítulos de mantenimiento y personal, lo que "está poniendo en peligro la seguridad del Estado". Por eso, aconseja "priorizar sesudamente" lo que se considere necesario y "recortar, compartir e hibernar" el resto de capacidades. Si no se hace así, "el ejército quedará inoperativo antes que obsoleto".

Esperemos que esta advertencia sirva para algo. Y mientras, por cierto, continúan las investigaciones sobre esas imágenes de soldados españoles maltratando a presos en Irak, en el año 2004, imágenes que nunca deberían haberse producido.

Andrés Velázquez
[email protected]