Luego no digan que no se lo advertí, que es lo que me repite mi esposa a todas horas. El Nuevo Orden Cultural (NOC) está empeñado en secuestrar al Papa Francisco, atándole con el halago y manipulando su mensaje –la forma de martirizar a un Papa-. Ahora, el semanario Time, guardián de la progresía norteamericana y de lo políticamente correcto, le ha hecho la perrería de nombrarle "Personaje del Año".

Lo bueno viene del porqué de este regalo envenenado. Pasen y lean: Time le presenta como un Papa revolucionario rodeado de las hienas conservadoras de la Curia de esa moribunda Iglesia de Roma que se niega a entrar en la modernidad. Bergoglio sería el Papa revolucionario que va a librar la batalla de la cultura contemporánea, o sea, de la incultura del Time.

¿Y cuáles son esas guerras culturales Pues el caca-culo-pedo-pis habitual: que Francisco ceda en el aborto, los 300 –o quizás son ya 500- tipos de familia, el homomonio, el sacerdocio femenino y demás tópicos de la ideología de género. Cultura moderna, que le dicen.

Ojo, que el halago, como siempre, tiene trampa. Ya se encarga Time de recordarle que, o bien se aviene a sus anhelos progres, o pasará de hombre del año a basura anual. Por ahora, la culpa es de la Curia –la puñetera Curia-, pero apresúrate Lionel o te vas a enterar de lo que vale un peine.

Francisco no será un Papa mártir, es que ya lo está siendo. No, no han atentado contra su vida pero han decidido manipular su mensaje que es la otra forma de convertir a un papa en mártir. Porque la fuerza de un pontífice no está en sus dotes de gobierno sino en su magisterio.

En plata, el Nuevo Orden Cultural (NOC) está reviviendo el viejo aforismo de los prusianos respecto a sus monarcas: "Rey soberano será si hace nuestra voluntad".

Eulogio López

[email protected]