• El 25 % del Cuerpo Diplomático es gay, según informa el diario 'El Mundo'.
  • Pronto llegará a nuestro país James Cotos, el nuevo embajador norteamericano y activista homosexual.
  • La organización E-Cristians a solicitado a Margallo que no dé el plácet, ya que considera que su presencia servirá para hacer campaña internacional a favor del homosexualismo.
  • El embajador de Francia en España, Jerome Bonnafont, también es homosexual  y vive con su pareja en la embajada.
  • Desde el Ministerio han reconocido al diario 'El Mundo' que gran parte de los asesores de Margallo son gays.

No parece probable que el Ministerio de Asuntos Exteriores haga caso a la petición de E-Cristians de negar el plácet a James Costos, el próximo embajador de Estados Unidos en España.



De creer las cifras citadas por el diario El Mundo, España tiene una amplia tradición en diplomáticos gays. Según la información difundida por este periódico, un 25% del cuerpo diplomático es homosexual.



Así, Luis Melgar, actual subdirector general de Diplomacia Pública, se casó con su pareja, de nombre Pablo, vestido de diplomático. El traje se lo facilitó el Ministerio y Margallo no fue a la boda pero le hizo un magnífico regalo. "Yo siempre he vivido con total libertad mi orientación sexual dentro del Ministerio", confiesa a El Mundo. Según el diario, que cita fuentes diplomáticas, en un país africano donde la homosexualidad está penada con cárcel, hay un embajador gay, y en otros destinos son seis los que están casados con personas de su mismo sexo.

También ha hablado sin tapujos para el diario El Mundo el actual Vocal Asesor en la Dirección General de Medios y Diplomacia, Enrique Sardá, ex consul en Sidney, y afirma que "nunca tuve que salir del armario porque nunca estuve en él", y eso que inició su carrera en tiempos de Franco.

Ion de la Riva Guzmán de Frutos, ex embajador en la India y en la Unesco, casado dos veces con dos hombres, ha denunciado, sin embargo, que fue cesado de este último puesto por supuesta homofobia "nada velada" por parte del Ministerio. "¿Cómo vas a ser embajador cuando gobierna gente tan religiosa y apegada a la Iglesia como Margallo". Desde el Ministerio han negado los prejuicios a la comunidad gay; una fuente confiesa incluso al diario El Mundo, tal vez para hacer un favor al ministro, que el equipo de Margallo está lleno de asesores gays.



No hay duda de que James Costos  (en la imagen a la izquierda junto a su novio, el diseñador de la Casa Blanca, Michael Smith) va a estar en su salsa durante su estancia a España. También es gay el embajador en Francia, Jerome Bonnafont. No era gay Alan Solomont, pero se queda en España, tiene en común con su sucesor el haber sido un gran recaudador de fondos para la campaña de Obama. El premio para ambos ha sido la embajada de España.

Mariano Tomás

[email protected]