Cosmen Adelaida en pleitos con media Asturias.

El socialista 'Tinín' quiso salvarle comprando un ala del conjunto. El Corte Inglés se encargará de la organización de congresos



El complejo urbanístico diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava en Oviedo (promoción de la sociedad Jovellanos XXI, familia Cosmen) se ha convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza para Banesto, pues Cosmen Adelaida y sus socios le han dejado un pufo de 50 millones. Mal avalados, además, porque Ana Patricia Botín, entonces presidenta, confió en exceso en el apoyo del gobierno socialista asturiano de Vicente Álvarez Areces –Tinín- al primer accionista de National Express, Cosmen Adelaida.

Los proyectos son dos: el Vasco, que iba a ser la ciudad de la Justicia de Oviedo, y el Centro Calatrava, que cuenta con un multicentro comercial y con un Congreso de Exposiciones. El principal financiador del proyecto fue Banesto, que aún espera la devolución de los 50 millones, por otro lado, el resto de bancos acreedores, se centraron en el Centro de Congresos.

La solución, siempre a pérdidas, ha consistido por dos vías: la primera ya ha sido puesta en marcha por el Gobierno Tinín, y consistía en comprarle –sí, la Junta del Principado-, un ala del Palacio para sede de la Consejería de Presidencia y de Cultura. Ahora, el nuevo presidente, Álvarez-Cascos, no sabe qué hacer con unos inmuebles que no necesita y que tampoco puede poner en venta porque nadie los quiere.

Respecto al Centro de Congresos propiamente dicho, la solución ha consistido en que El Corte Inglés –su división de Viajes, para ser exactos- se encargue de la gestión de los congresos, aunque no asume riesgo alguno: mero gestor.

No es que la decisión represente una solución definitiva para Banesto, pero por el momento, es la única forma que se ha encontrado.

Miriam Prat

[email protected]