Bendice la cláusula de suelo en las hipotecas. Si hubiera fallado en contra, el margen de intereses podía haber sido negativo

Se llama Yáñez-Evangelista, y es el juez que ha salvado a la banca de entrar en pérdidas. Si lo prefieren, todavía peor, porque lo que entraría en número rojos sería el margen de intereses, esto es, el negocio arquetípico de los bancos.

Hablamos de la salomónica sentencia, que se ha difundido con mucha confusión inicial. La organización de consumidores y usuarios OCU, enunció a BBVA y Banco Popular por aplicar cláusulas de suelo en sus hipotecas. Es decir el tipo variable de las préstamos hipotecarios se miden sobre Euribor, pero las entidades aplican unos límites al abaja de esos tipos, que no techos para lo que paga el cliente. Pues bien, Su Señoría ha decidido que las claúsulas de suelo, las que benefician a la banca, son legales, y el resto de la sentencia reparte medallas entre la demandante y los demandados. Es igual, para los bancos afectados ha sido determinante la no supresión de estas cláusulas que, además, el Gobierno y los reguladores se apresurarán a convertir en norma. Y no sólo eso, sino también los 'swaps'

Y es que si el fallo hubiera sido en sentido inverso, la banca habría entrado en pérdidas y en la parte más delicada de la cuenta: en su margen de intereses, lo que puede comprobarse con el siguiente cuadro.

Y lo curioso es que si no existen cláusulas techo no se sabe por qué deben existir cláusulas suelo. Pero, a partir de ahora, desgraciadamente, así será.

Miriam Prat

[email protected]