Bob Dylan, Neil Young o Tom Petty no vinieron a España porque no le convencía la oferta, que incluye un impuesto del 21% y otro 10% para la SGAE. La recaudación se redujo en 59 millones

La Asociación de Promotores Musicales (APM) ha puesto negro sobre blanco el perverso impacto de la subida del IVA cultural al 21%. La cifra -fría como todas las cifras- es que se han recaudado 59,1 millones de euros menos entre septiembre de 2012 y agosto de 2013. Es el balance, una caída del 28,63% en la recaudación, del primer año en vigor del nuevo IVA, algo que ha dejado temblando a la industria de la música en directo en nuestro país.

Como con nombres entran siempre mejor las cosas, la APM ha dado una lista de los gigantes de la canción que han 'pasado' de España por el 'tasazo'. Neil Young, Bob Dylan o Tom Petty son algunos de ellos. Según su presidente, Pascual Egea, la oferta que le pueden proponer es muy baja y no les interesa. Al 21% del IVA, uno de los más altos de Europa, hay que sumar que el 10% de la recaudación se va a las arcas de la Sociedad General de Autores (SGAE). O sea, que sí, organizar conciertos con estrellas internacionales sale demasiado caro, algo que, nos guste o nos disguste, también contribuye a dibujar algo de la marca España. No obstante, hay que decirlo todo. En 2013 nos visitaron Bon Jovi, One Direction, Mark Knopfler, Muse Rammstein, Rihanna, Bruce Springsteen, Justin Bieber y Arctic Monkeys.

En el panorama nacional ocurre tres tercios de los mismo, la media de conciertos ha pasado de 80 a 50 y "salvo raras excepciones, el artista medio ya no gira", según Egea. Se salvan "unos cinco o seis nombres": Melendi, Alejandro Sanz, Pablo Alborán, Malú y el incombustible Raphael.

Mariano Tomás

[email protected]