• El portavoz de la radiotelevisión saudí, Salé al Mughailif, lo ha justificado en que la corresponsal se encontraba en un estudio en Reino Unido.
  • El discriminatorio trato a la mujer, como la intolerancia a otros credos religiosos, son asignaturas pendientes en países musulmanes como los del Golfo.
  • Al Mughailif ha asegurado que se tomarán medidas para evitar que la situación se repita. 
El caso de la presentadora que ha aparecido sin velo en la televisión estatal de Arabia Saudí es bastante sintomático de la situación de la mujer en el Islam radical.

El escándalo se ha dado en Arabia Saudí, país donde rige la sharia o ley islámica, que obliga a las mujeres a aparecer con velo o 'hiyab', informa el diario británico 'The Independent'.

Rápidamente se originó un debate en las redes sociales, con defensores y detractores del velo. Lo que ha provocado que el portavoz de la radiotelevisión saudí, Salé al Mughailif, haya dicho que la corresponsal se encontraba en un estudio en Reino Unido: "No estaba en un estudio en el interior de Arabia Saudí, y no toleramos ninguna transgresión de nuestros valores y de los sistemas del país". Asimismo, Al Mughailif ha asegurado que se tomarán medidas para evitar que la situación se repita.

Según las informaciones, en Arabia Saudí es obligatorio que las mujeres vistan con "modestia", lo que implica que han de ir completamente tapadas, y los agentes de la Comisión para la Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio (conocidos como 'policía de la moral') vigilan que esto sea cumplido estrictamente.

Pero, al final, lo que se concluye de esto es el poco aprecio de la dignidad de la mujer en los sectores islamistas radicales. Según el libro 'Guía políticamente incorrecta del Islam', de Robert Spencer (pag. 89), "el Corán y la ley islámica tratan a las mujeres como meras posesiones de los hombres. El Corán autoriza el castigo físico a las mujeres. Y el Islam también permite el matrimonio infantil, el virtual encarcelamiento de las mujeres dentro de su hogar o el 'matrimonio temporal'".

Andrés Velázquez
[email protected]