El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) insiste, como ya le dijo a Zapatero, que la central reúne las condiciones para seguir funcionando 

 

-Lo 'gracioso' es que ahora, a lo mejor, a Endesa e Iberdrola no les interesa la prórroga por la caída de la demanda.

-Es el mismo problema que con las renovables: no se necesitan porque sobra energía... y, en el caso de la energía verde, subvenciones.

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha enviado hoy al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) el dictamen sobre Garoña, en el que indica que la central puede seguir funcionando más allá del 6 de julio de 2013.

En el documento, el organismo concluye que "no existe ningún impedimento, bajo el punto de vista de la seguridad nuclear y de la protección radiológica, para que se lleve a cabo la modificación de la Orden Ministerial de 3 de julio de 2009, una vez analizada la experiencia operativa de la instalación y sus resultados en el Sistema Integrado de Supervisión de Centrales (SISC)".

Ni Garoña afecta al ecosistema del río Ebro ni se traga a los niños. La central, solo en tributos, aporta un millón de euros a la provincia de Burgos. El Comité de empresa de la instalación nuclear, así como los pueblos de la comarca de Garoña,  abogaron por su continuidad, con cuyo cierre se perderían al menos mil puestos de trabajo en localidades como Miranda de Ebro, muy afectada por la crisis.

La central nuclear en activo más antigua de España tenía una vida útil prevista de 40 años. Finalizaba en 2011 y se prorrogó hasta el 2013. Nuclenor, la empresa que la gestionaba pidió más…y más va a tener, a pesar de las protestas de los ecologistas y de las fuerzas políticas del País Vasco.

Pero, ¿qué va a pasar ahora? Tal vez sea demasiado tarde. Zapatero, al contrario que el PP, quería que se cerrara. Y ahora que no se cierra, ¿para qué sirve? Paradojas de la vida. Es más que probable que a lo peor a Iberdrola y Endesa no les interese en estos momentos por tratarse de una central algo antigua y también por la enorme caída de la demanda.

En tiempos de crisis baja el consumo energético porque cierran las industrias o producen mucho menos. Algo parecido ocurre con las renovables, huérfanas de subvenciones desde que el ministro Soria metió el tijeretazo. La crisis nos está dejando a todos a dos velas, no sólo a los que intentamos ahorrar en energía para llegar más desahogados a final de mes. ¡Aupa Miranda y el Mirandés! Para los optimistas, nunca es tarde.

Sara Olivo
[email protected]