• Y lo desliga del problema catalán.
  • Argumento primero: no se puede cambiar la Carta Magna sin un consenso previo.
  • Y la vicepresidenta del Gobierno asegura que no lo hay.
  • Eso sí, Moragas y Lasalle coordinan un acuerdo fiscal con Cataluña.
  • Por ahora no con Mas sino con Durán Lleida, esto es, por unos y por otros, la cosa va para largo.

En público, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, fuerza la nota. Según la número dos no se modificará la Constitución "porque no hay consenso básico para hacerlo, y esa es la primera condición". Doña Soraya insiste en que el Gobierno trabaja "por el diálogo en el marco de la Constitución y el respeto a las leyes".

Además, a la hora de modificar la carta Magna hay "tantas posiciones como grupos parlamentarios y alguna más". Toma ya, PSOE.

Ahora bien, lo cierto es que por parte catalana, Durán Lleida (en la imagen), y por parte madrileña, el jefe de Gabinete presidencial Jorge Moragas y el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, negocian un nuevo pacto fiscal con Cataluña.

Eulogio López

[email protected]