Ya saben, al ritmo habitual, que termina en 120.000 abortos anuales en España, paraíso europeo del infanticidio. ¿Ha supuesto algo el cambio de Zapatero a Rajoy en materia de derecho a la vida? 

A día de hoy, no. A día de mañana, me temo que tampoco. Lo digo por los ingenuos que piensan que con el regreso del Partido Popular a La Moncloa algo iba a cambiar en materia del derecho a la vida.

No se engañen, Rajoy es como Aznar: borra de sus intervenciones cualquier referencia al aborto. Y, por el mismo precio, cualquier referencia al aborto quirúrgico o al resto de atentados contra el derecho a la vida el primero de todos: aborto químico, utilización de embriones como cobayas de laboratorio, etc.

A estas alturas, ¿por qué nos seguimos llamando a engaño?

Eulogio López

[email protected]