Rubalcaba asegura que tardará una semana en proponer un cambio si las leyes actuales no bastan

 

Una vez ganados los municipios, Bildu ha considerado que su poder es absoluto y ha comenzado a hacer uso de él como si no hubiera leyes. Entre otras medidas, han decidido retirar los arcos de seguridad que impiden el acceso con armas y denegar el acceso a los escoltas convirtiendo algunos ayuntamientos en tabernas del lejano oeste. Naturalmente, Bildu no teme la entrada de armas y, si así fuera, está seguro de que sus concejales no serían las víctimas.

No obstante, el ministro del Interior advirtió este viernes que el Gobierno tiene a su alcance las medidas necesarias para posibilitar el acceso de los escoltas y garantizar la seguridad. Rubalcaba aseguró que si no fuera así, tardará una semana en proponer una modificación legal para mantener la seguridad.

Rodrigo Martín

[email protected]