Saénz de Santamaría se queda sin palabras a la hora de defender la lengua de Cervantes

 

Un día después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña recortara los derechos en Educación de los castellanoparlantes en esa Comunidad Autónoma, al negar el castellano como lengua vehicular, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha mostrado absolutamente tibia, ambigua e ininteligible al ser preguntada al respecto en la rueda de prensa porterior al Consejo de Ministros.

Cuando Convivencia Cívica, ha llegado a decir que la sentencia declara la independencia judicial en Cataluña al reinterpretar al Supremo. Éstas han sido las palabras de la vicepresidenta, al manifestar que respeta la resolución sobre el modelo catalán de inmersión lingüística y a animar a que se cumpla con la misma: "Desde el Gobierno se respetan todas las resoluciones judiciales (...). Todas las administraciones deben respetarlas y estas administraciones respetar los derechos de los ciudadanos (...). Después hay otros mecanismos, como el recurso ante los tribunales para tutelar lo que no se respeta (...). Los poderes públicos deben ejercer su tarea de labor administrativa conforme a lo que la sentencia disponga".

Por supuesto, ha indicado que el Ejecutivo sigue defendiendo un "bilingüismo integrador" que potencie en las escuelas la misma cordialidad y convivencia que se vive en las calles.

Sara Olivo

[email protected]