La ayuda será de 2.000 euros, pero las condiciones son más restrictivas que en planes anteriores

El plan se llama PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente). De los 2.000 euros de subvención, 1.000 correrán a cargo del Estado y los otos 1.000 a cargo de los fabricantes. El plan incluye la compra de coches nuevos y de hasta un año con un límite de precio de 25.000 euros (sin IVA), y determinadas exigencias medioambientales. El coche que se entregue a cambio debe tener una antigüedad mínima de 12 años. Si es un vehículo comercial, la edad se reduce a 10 años.

Está previsto que el plan entre en vigor el 1 de octubre y finalice el 31 de marzo de 2013, o hasta que se agoten los fondos destinados al mismo: 75 millones de euros, es decir, unos 75.000 vehículos.

Andrés Velázquez

[email protected]