Nadie pensaría que hace menos de un año se aprobó una reforma laboral y hace seis meses otra

 

El Ejecutivo no ha abordado ningún cambio en materia fiscal, pese a los rumores.

El Consejo de Ministros de este viernes ha tenido lugar tras una noche movida en la que la noticia estrella ha sido la negociación exprés para reformar la Constitución. Pese a ello, ha habido también otras medidas, que no por no ser ya conocidas, son menos importantes.

Lo primero es que pese a que los rumores hacían presagiar que en la reunión de hoy se tomaría alguna medida de tipo fiscal, no se ha hablado de ello en el Consejo -o al menos no ha nacido ninguna propuesta destacable-, por lo que parece que en materia fiscal, al menos por ahora, no habrá más retoques -aunque lo que suceda con los mercados, o una nueva iniciativa la próxima semana podría llevar todo esto al traste-.

En esta ocasión la noticia estrella era la aprobación de un Real Decreto-Ley de medidas laborales que tiene como iniciativas estrella la suspensión, durante dos años, del límite al encadenamiento de contratos temporales, la prórroga por seis meses de la ayuda de 400 euros para parados sin ingresos y la creación de un nuevo contrato de formación para jóvenes sin cualificación que permitirá combinar formación con un trabajo remunerado.

Si uno lee esto, no se creerá que hace apenas un año se aprobó una Reforma Laboral, que se supone que ya tendría que haber previsto todo esto, especialmente si tenemos en cuenta que los problemas no han variado -un poco, pues ahora hay más parados-. Y lo más curioso es que la aprobación de una medida que favorece el trabajo temporal es porque es mejor que haya alguien con un contrato temporal que un parado. Pero es que el razonamiento no es del todo correcto. Resulta que, según Valeriano Gómez, había empresas que antes de que un trabajador con contrato temporal alcanzara los dos años consecutivos con contrato en la misma empresa, los echaban para no tener que contratarlos como fijos.

Por ello, si se encadenan contratos temporales más años, mejor porque así no se queda en paro y se crea empleo, aunque sea temporal. Pero por esa regla de tres, las empresas cuando echaban a esa persona, lo que hacían era contratar a otra, por lo que la situación quedaba igual. Entonces, ¿para qué sirve? Pues para que te puedan contratar indefinidamente como temporal. Es decir, otro parche. Y van…

Juan María Piñero

[email protected]