Si el Gobierno Zapatero no era especialmente pronuclear, el accidente de Japón ha servido de refuerzo a su postura

 

Mientras el presidente se mostraba discreto y pedía prudencia, el vicepresidente Rubalcaba ha ido un paso más allá. El ministro del Interior recordó que no estaba en los planes del Ejecutivo abrir más centrales nucleares, sino, por el contrario, ir cerrándolas para sustituirlas por energías alternativas.

El accidente de Japón llegó precisamente cuando el Ejecutivo Zapatero empezaba a recular sobre su empecinamiento antinuclear y llegó a renunciar al veto político sobre las centrales. Dada la crisis económica, sumada a la crisis energética, el Ejecutivo no tenía más remedio que frenar su ímpetu inicial, que resultaba poco práctico y demasiado caro.

La otra cuestión nuclear, una vez asegurada la seguridad de las centrales, era el almacenamiento de residuos, para el que estaba previsto un Almacén Temporal Centralizado (ATC) cuya ubicación lleva pendiente desde hace meses: No es un descubrimiento que se ha hecho mas compleja la ubicación del  ATC, admitió Rubalcaba, para quien la situación en Japón no ayuda a encontrar un consenso sobre su ubicación.

Mariano Tomás

[email protected]