• En contra de lo que presumen, les recuerda que venden más caro y tienen más beneficio y menos impuestos que en Europa.
  • Encima, cuando sube el precio del crudo se repercute al consumidor mientras cuando baja se hace con una gran lentitud.
  • Y amenaza: el Gobierno aplicará medidas para homologar el margen con la media de la eurozona.
  • Además, analizarán los contratos de abanderamiento de las gasolineras. En otras palabras, se liberalizará el sector.

Bronca de grandes proporciones la que les ha soltado la vicepresidenta económica del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen) a las petroleras por subir los precios de las gasolinas y gasóleos. Las petroleras, en España la primera es Repsol, la segunda Cepsa, aseguran que el margen es mínimo. Pero la vicepresidenta no está de acuerdo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta dio cifras para demostrar que las petroleras españolas pagan menos impuestos que las europeas y tienen más margen que las mismas.

Es más, recordó las declaraciones de Luis de Guindos en el sentido de que cuando los precios internacionales del crudo suben, las petroleras lo repercuten de inmediato en el precio al consumidor. Por contra, cuando bajan, las estaciones de servicio tardan una eternidad en actualizar los precios.

Y del análisis a la amenaza: Soraya anunció lo que ya adelantara Hispanidad el pasado 30 de agosto: el Gobierno va a reducir el margen de las petroleras y, además, va a liberalizar los abanderamientos de estaciones de servicios.

Miriam Prat

[email protected]