• Los líderes del G8 pedirán a las multinacionales de sus respectivos países que se comprometan a esta misma política para evitar que el terrorismo internacional se financie a través de los rescates de ciudadanos secuestrados.
  • Siria: Putin se opone frontalmente a ayudar a los rebeldes sirios. 
  • Los países del G8 anuncian el inicio formal de las negociaciones con vistas a la firma de un acuerdo de libre comercio.
  • Exigirán datos a los paraísos fiscales. Pero ni una palabra sobre "los pobres y vulnerables", especialmente "si es en el vientre de su madre", como les pidió el Papa Francisco.
Continúan reunidos los líderes o jefes de Gobierno de los ocho países más ricos del mundo -EEUU, Japón, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá, Rusia y Canadá- y que pretenden seguir siéndolo, eso no les quepa duda. Ser rico en sí mismo no es malo. Lo malo es cuando lo hacen a costa de los demás.

Pero de las sesiones que han tenido lugar se puede destacar que los ocho países acordaron acabar con el pago de rescates en los secuestros que sirven para financiar el terrorismo internacional, según anunció el portavoz del primer ministro británico, David Cameron (en la imagen). Además, los líderes del G8 pedirán a las multinacionales de sus respectivos países que se comprometan a esta misma política para evitar que el terrorismo internacional se financie a través de los rescates de ciudadanos secuestrados.

La decisión fue tomada al término de una sesión plenaria del G8 sobre la lucha antiterrorista, especialmente en el norte de África, donde en los últimos años se han registrado numerosos secuestros de ciudadanos occidentales en busca de sustanciosos rescates.

El Reino Unido tiene la política oficial de no pagar rescates de secuestros, una práctica que se cree que ha deparado a los terroristas durante los últimos tres años más de 50 millones de euros, muchos de los cuales han ido a parar a grupos como Al Qaeda o los talibanes. Recordemos también que la política acordada por los ocho de opone a la seguida por el anterior Gobierno de nuestro nunca bien loado José Luis Rodríguez Zapatero; y no se sabe todavía si también por el de Mariano Rajoy.

Por otra parte, en lo que respecta a Siria, el presidente ruso, Vladimir Putin, llegó a la cumbre del G-8 con una posición de total rechazo a la intención de occidente de implicarse más en apoyo de los rebeldes sirios. El primer ministro británico, David Cameron, reconoció que "existe claramente una gran diferencia entre la posición de Rusia y la del Reino Unido, Francia, EEUU y otros". El presidente ruso, Vladimir Putin, mantuvo este lunes un encuentro con el presidente estadounidense, Barack Obama. El presidente de América dijo que había hablado con Putin sobre la tragedia que se vive en Siria y señaló que habían compartido que "hay que reforzar la cooperación", mientras que Putin apuntó que ambos coinciden en "querer para la violencia". Esto último muy bonito y diplomático, pero lo importante es que Putin rechaza armar y ayudar militarmente a los salvajes rebeldes sirios.

Y en cuanto a la economía, los países del G8 aprovecharon la cumbre para anunciar el inicio formal de las negociaciones con vistas a la firma de un acuerdo de libre comercio. Además, la primera sesión plenaria trató este lunes sobre el estado de la economía mundial, que el G8 coincide en que se encuentra en mejor situación que en la reunión de hace un año en Camp David (EE.UU.), si bien siguen los riesgos.

Las perspectivas de la economía global siguen siendo "débiles", pero los "riesgos a la baja han remitido gracias a las iniciativas tomadas en las grandes áreas monetarias del G8 -Eurozona, Japón y EE.UU.-y a la "resistencia" de las economías emergentes", señalaron.

Los jefes de Estado y de gobierno del G8 iniciaron hoy su segundo día de conversaciones en Enniskillen, Irlanda del Norte, que estará centrado en el tema de la fuga de capitales y los paraísos fiscales. A iniciativa del anfitrión, el primer ministro británico David Cameron, se exigirá en el futuro a los territorios offshore como las Islas Caimán o las Bermudas que intercambien datos de titulares de cuentas.

No obstante, en el G8 no se ha abordado la petición que les hizo el Papa Francisco de profundizar en el "servicio, sobre todo a los más pobres y vulnerables", incluso "si es en el vientre de su madre". Y es que en prácticamente todos ellos el aborto -o asesinato de un niño en el vientre materno, el más pobre y vulnerable, como dice el Papa- es considerado como un derecho humano más.

Andrés Velázquez

[email protected]