Óscar López, secretario de Organización del PSOE, ha celebrado la postura del Partido Socialista CatalánEl nuevo portavoz del PSC en el Parlamento catalán, Maurici Lucena, se ha desmarcado de las políticas independentistas de ERC y CIU al señalar que su partido votará 'No' en las votaciones sobre la autodeterminación de Cataluña si ambos partidos plantean iniciativas "descaradamente ilegales".

Hasta el momento habían anunciado que se abtendrían en las votaciones relacionadas con la autodeterminación como protesta por la "privatización del derecho a decidir" que, a su juicio, han hecho CiU y ERC al pactar bilateralmente  todos los asuntos relacionados con el referéndum de independentismo, incluso la fecha. 

Las declaraciones de Lucena adquieren una tremenda importancia ya que les distancian del frente abierto por los partidos independentistas, que este lunes se reunieron para crear el Consejo Catalán para la Transición Nacional, destinado a crear las infraestructuras necesarias para la convocatoria de un referéndum secesionista en el territorio catalán, completamente ilegal  hoy por hoy con la Constitución Española en la mano.

Sin embargo, el portavoz del PSC ha añadido que si CIU y ERC moderan sus posturas y llegan a una vía intermedia, acorde con el federalismo que defiende el PSOE, su voto no sería el de la abstención, sino un sí.

Óscar López
ha aplaudido la postura  del Partido Socialista Catalán, pero ha aprovechado para arremeter contra Rajoy de forma bastante desafortundada, precisamente el mismo día que el Príncipe y Rajoy tendían la mano hacia una postura de diálogo con Artur Mas en la inauguración de la línea del AVE Barcelona-Girona-Figueres. Ha afirmado que el  presidente del Gobierno sólo  propicia el "choque de trenes", así como los "enfrentamientos", en lugar de buscar vías de entendimiento.

Tanto el secretario de Organización del PSOE como Carme Chacón y Rubalcaba deberían explicar con claridad qué entienden por vías de entendimiento o "intermedias", como las denomina Maurici Lucena, habida cuenta de que saben muy bien que el Federalismo, que en el fondo sería de nuevo un café para todos, no es lo que quiere el nacionalismo catalán.

Sara Olivo
[email protected]