El Gobierno no descarta usar el Fondo de Reserva para pagar la extra a pensionistasEl Gobierno no descarta recurrir de nuevo al Fondo de Reserva de las pensiones, dotado actualmente con 66.000 millones de euros, para pagar a los pensionistas la nómina y la paga extra de diciembre. Eso lo ha dicho el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, quien al ser preguntado por si se usará la "hucha" de las pensiones para afrontar los pagos de diciembre a los pensionistas ha declarado que las reservas están "precisamente" para atender "ciclos económicos bajos" como el actual.

Según Burgos, "lo importante es poner de manifiesto la existencia de reservas en los sistemas públicos de pensiones y, en el caso de nuestro sistema público, estas reservas superan los 66.000 millones de euros".

El pasado mes de agosto, el Gobierno ya recurrió al Fondo de Prevención y Rehabilitación de las mutuas, del que tomó 4.400 millones para resolver también problemas de tesorería de la Seguridad Social. Y a finales de septiembre, el Ejecutivo anunció que, por primera vez, iba a recurrir al Fondo de Reserva para disponer 3.063 millones de euros, dinero que se dirigía con carácter exclusivo a la financiación de las pensiones de carácter contributivo y demás gastos necesarios para su gestión.

La nómina de las pensiones contributivas supone ya 7.500 millones de euros al mes en España, según Ine. Así que, aproximadamente, la extra de Navidad alcanzará similar cuantía. Pero si dividimos los 66.000 millones de euros de reserva de la Seguridad Social entre los 7.500 millones que supone la nómina mensual de los pensionistas, nos sale que el fondo podría pagar durante ocho meses las pensiones, que no es como para tirar cohetes.

Pero, además, la combinación del aumento en el gasto de pensiones y los menores ingresos en cotizaciones debido a la subida del paro harán que la Seguridad Social acabe el año con un déficit que el Gobierno ya ha estimado en 10.500 millones de euros (1% del PIB) y que obligará a recurrir a los fondos de reserva para pagar a los pensionistas.

Y, encima el desfase puede crecer con la revalorización de las pensiones. La ley de la Seguridad Social obliga a compensar a los pensionistas por la desviación del IPC en relación a la subida anual de las prestaciones (desviación presupuestada en el 1% desde enero). Pero la inflación de noviembre, que se toma como referencia, superará presumiblemente el 3%, de modo que la factura extra para el sistema rondaría los 2.000 millones de euros, coste aproximado de la paga de compensación que los jubilados deberían recibir el próximo enero.

La hucha de las pensiones va adelgazando...

Andrés Velázquez
[email protected]