El caso Aerolíneas Argentinas adquiere una nueva dimensión, y coloca contra las cuerdas a Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual

 

Curioso: hasta la caída de Marsans, los medios de comunicación españoles, salvo los confidenciales de la WWW, no prestaban mucha atención al Caso Aerolíneas Argentinas. Ahora constituye el primer reto de Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, los hombres G.

La perseverancia del letrado de la acusación particular, Rafael Caro, que lleva seis años trabajando en el caso, ha forzado una investigación de la Fiscalía de Delitos Económicos sobre la operación ARSA, regalada por el Gobierno Aznar a Marsans, a quien, además, dotó con 758 millones de dólares para reflotarla.

La Audiencia Nacional ha animado la investigación de la privatización de ARSA. Hasta ahora, el sumario se ceñía a los 300 millones de dólares donados por la SEPI para poner el balance a cero y que, sin embargo, los hombres G aprovecharon para capitalizar deudas. Por ahora, la fiscalía considera que la cantidad presuntamente defraudada podría alcanzar los 515 millones de dólares, pues posiblemente se haya defraudado también el dinero dedicado al plan industrial de reflotamiento de la Aerolínea.

Un salto adelante que pone a Marsans, o a sus antiguos propietarios, al borde del KO. Y ahora sí, con todas las bendiciones jurídicas.

Miriam Prat

[email protected]