• La troika reclama al Gobierno que siga vigilando a la banca porque continúa amenazada por la crisis y la caída del precio de la vivienda.
  • Portugal y Grecia las otras 'estrellas' del evento. 
Nueva reunión de los ministros de Economía de la eurozona. Uno de los países protagonistas será España. Y, según ha trascendido a los medios, la intención de sus señorías los ministros es seguir asfixiando a nuestro país, porque piden al Gobierno que mantenga la "determinación" en materia de ajustes, reformas y vigilancia de la banca tras el fin del rescate bancario, que expiró el pasado 23 de enero sin ningún tipo de prórroga o ayuda adicional. A ver qué hace y dice Luis de Guindos (en la imagen).

"Creemos que el Gobierno español ha hecho muchas cosas de forma correcta, pero debe mantener la determinación tanto por lo que se refiere a las políticas presupuestarias, como a las estructurales y del sector financiero", ha resaltado un alto funcionario del Eurogrupo. Más claro, agua.

Por ejemplo, los inspectores de la troika (formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) expondrán al Eurogrupo su informe final sobre la situación de la banca en España, en el que se reclama al Gobierno que siga vigilando estrechamente la estabilidad del sector, por considerar que continúa amenazada por la crisis y la caída del precio de la vivienda.

Respecto al alto nivel de paro en España (26,06% según la última encuesta de población activa), el Eurogrupo cree que el Gobierno de Mariano Rajoy ha adoptado "medidas significativas" para flexibilizar el mercado laboral. Pero "sólo una restauración de tasas de crecimiento perceptibles conducirá a una bajada significativa del paro. El crecimiento empieza a remontar, las perspectivas son positivas, pero no hay magia. No se puede saltar de repente desde una fuerte reestructuración macroeconómica con tasas negativas a convertirse en la próxima China. Es un proceso gradual", ha subrayado el alto funcionario.

Además de sobre España, la reunión del Eurogrupo abordará la situación en Portugal, sobre el que todavía no está previsto empezar a discutir la salida del rescate, prevista para mediados de año. También se hablará de Grecia (sigue en bancarrota, prácticamente), y se dará la bienvenida a Letonia, que adoptó el euro el pasado 1 de enero, y escuchará el programa económico de los nuevos Gobiernos de Alemania y Austria.

Andrés Velázquez
[email protected]