• Máxime ahora que la prima de riesgo marca a la baja y la bolsa repunta.
  • Además, a la troika le preocupa, y mucho, la banca francesa e italiana.
  • En cualquier caso, las autoridades comunitarias exigen a Rajoy que cumpla con el déficit y que acelere las reformas.

Definitivo: el rescate bancario europeo terminará el próximo 31 de diciembre, esto es, Europa no va a prorrogar la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros que concedió a nuestro país para el saneamiento financiero y del que se han utilizado 41.300 millones.

Europa no va a conceder esta prórroga, pero es que el Gobierno español tampoco lo desea, máxime ahora que la prima de riesgo está marcando mínimos anuales y la bolsa sube significativamente. En estos momentos, nuestro país no tiene dificultades para financiarse, a pesar de que la deuda pública continúa marcando máximos históricos.

En cualquier caso, lo que verdaderamente preocupa a la troika no es la banca española sino la situación del sector financiero en Francia e Italia. Sector que, hasta el momento, no ha pasado por unas pruebas de estrés tan exigentes como las entidades de nuestro país.

Eso sí, las autoridades comunitarias siguen exigiendo lo mismo: cumplir con el déficit del 6,5% del PIB este año y del 5,8% en 2014 y acelerar las reformas. Por cierto, entre esas reformas no está -qué lastima- una bajada significativa de los impuestos.

Pablo Ferrer

[email protected]