• Alemania, Holanda y Finlandia retrasan el recate bancario y se niegan a ahondar en la unión monetaria.
  • Ahora es Berlín quien no quiere que España pida el rescate pero le exige más ajustes a Rajoy.
  • Así, las cosas, la prima de riesgo repunta hasta superar los 450 puntos básicos y la rentabilidad del bono a 10 años vuelve a superar el 6%.
  • Además, las bolsas europeas se hunden, aunque esto resulta menos preocupante.

Cambio de táctica. Los tres países de la eurozona con mejor calificación crediticia, Alemania, Holanda y Finlandia, los menos solidarios de todos, han puesto en solfa el Consejo Europeo de junio, en el que se acordó defender el euro evitando la asimetría que supone que algunos se financien gratis y otros, también miembros del euro como el primero, lo hagan al 6, e incluso, 7%.

Con ello, los tres países se cargan el euro y condenan a la prima de riesgo española, e italiana y de los tres países rescatados a dispararse de nuevo. Incluso se pone en solfa el rescate bancario. Dicho de otra forma: Alemania, Finlandia y Holanda han lanzado un órdago que pone al euro en el disparadero.

Ahora son ellos los que no quieren que España pida el rescate y le exigen más ajustes mientras Mariano Rajoy (en la imagen), desde Nueva York, asegura que sólo pedirá el rescate si la prima de riego sigue disparada. Pues bien, durante la mañana de este miércoles y tras unas semanas de cierta tranquilidad, la prima de riesgo repunta hasta superar los 450 puntos básicos y la rentabilidad del bono a 10 años vuelve a superar el 6%.

Naturalmente, unas horas después los mercados europeos se hundían, especialmente el de Madrid, pero eso no es lo más importante. Lo más importante es que el euro pierde crédito, esto es, credibilidad.

Estamos en un momento en que bastaría una deserción para que el euro se viniera abajo.

Eulogio López

[email protected]