"Debido a que era Urdangarín quien lo pedía", y a pesar de pensar que "había algo de 'tufo'", declaró Soler

 

Esta mañana publicaba Efe que el expresidente del Valencia C.F. Juan Bautista Soler aseguró el pasado 24 de noviembre a la Policía que "se sintió obligado" a dar dinero al Instituto Nóos "debido a que era Iñaki Urdangarín quien lo pedía", y a pesar de pensar que "había algo de 'tufo'" y de no tener claro para qué iba a ser empleado.

Además, la prensa se hacía eco de un informe de la Fiscalía Anticorrupción fechado el pasado 2 de noviembre que figura en la pieza separada del sumario del caso Palma Arena en la que se investigan las actividades del Instituto Nóos y sobre las que el juez José Castro ha levantado el secreto del sumario. Según ese informe, Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres percibieron del Instituto Nóos 5,8 millones de euros, una cantidad equivalente a la que esta entidad obtuvo en fondos públicos a través de los gobiernos valenciano y balear.

Se trata de un capítulo más en las informaciones que se vienen publicando sobre el caso Palma Arena que, como ha informado Hispanidad, está provocando que la institución de la Monarquía se refuerce en España, pero que la Familia Real se rompa.

Además, según publicó el director de Hispanidad, Eulogio López, el escándalo del yerno -o cuñado, según se mire- ha motivado que el Rey pacte con el Príncipe: el elogio del monarca a su hijo en el discurso navideño tiene un precio: que don Felipe pare a su esposa, Doña Letizia, empeñada en la abdicación real. Empeño en el que, según el director de Hispanidad, está apoyada por el director de El Mundo, Pedro José Ramírez.

El escándalo Palma Arena está haciendo mucho daño a la Monarquía. Una institución que en España lleva más de mil años y que, por tradición, deberíamos conservar (los ingleses no se plantean acabar con la suya, por ejemplo). Eso sí: para ello, todos sus miembros han de ser ejemplares porque, si no, la gente la rechazará.

Andrés Velázquez

[email protected]