• A ello habría que añadir los 5.300 millones de ampliación de capital y el coste de la línea de liquidez otorgada.
  • Al final, se consolida la conclusión: el banco más caro no será Bankia, sino la CAM.
  • El sistema MAFO, o sistema de subasta, no funciona.
  • Josep Oliú: hoy en día "gestionar un banco malo es mejor negocio que gestionar un banco bueno".
  • Pique con el Popular: el presidente del Sabadell insiste en que es el "cuarto grupo privado de España". El Popular, también. Y no hablamos de Bankia.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú (en la imagen) ya ha hecho las cuentas sobre la absorción de la CAM. El esquema de población de activos (EPA) de la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo, por el cual el Estado asume el 80% de todas las pérdidas que el Sabadell vaya descubriendo en la CAM… hasta 20.000 millones de euros.

Pues bien, el propio presidente del Sabadell, Josep Oliú, reconocía a Hispanidad que pedirán hasta 8.000 millones de euros (lo que significa que ellos pondrán otros 2.000 millones). Y esta última cifra no deja de ser falsa, por cuanto procede de una ampliación de capital de 900 millones y el resto, hasta 3.300, en canje de acciones preferentes, que no es aportación de valor pero sí valor contable.

Por tanto, a esos cálculos hay que añadirles los 5.600 millones de euros de capital en dos oleadas sucesivas, aportados por el Estado. Y además, los costes de la línea de liquidez privilegiada, más de 4.000 millones de euros, puesta a disposición del banco absorbente.

La CAM se convirtió en el arquetipo de esquema de saneamiento bancario 'made in' del anterior gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO). Un esquema que en términos porcentuales resulta aún más caro que el de Bankia.

Por lo demás, Oliú ha recalcado que el rescate a la banca española no va a favorecer el crédito sino todo lo contrario. Que no le oigan en el Gobierno Rajoy.

Y hay más: de cara al rescate que viene, Oliú recuerda que gestionar una banco malo, banco tóxico, puede ser más rentable que gestionar un buen banco.

¡Ah! Asegura ser el cuarto grupo bancario del país -dejando a un lado Bankia, que está nacionalizado-. El problema es que el Banco Popular asegura exactamente lo mismo. Y no quiere fusionarse con el grupo de Ángel Ron: asegura discrepar del Gobierno con aquello de los tres grandes bancos: "España -asegura Oliú- necesita cinco o seis grandes bancos".

Eulogio López

[email protected]