• El grupo yihadista, que salió a la luz con el secuestro y violación de 200 niñas, copia en tierras africanas la misma utopía del Estado Islámico.
  • Los militares son claros: no permitirán ningún cambio en "la soberanía e integridad territorial del estado nigeriano".
  • Boko Haram controla varias localidades del norte del país en las que ha impuesto su ley, además de asesinar a miles de personas.

Los islamistas más extremos de África exienden a su región el terror impuesto en los territorios de Irak y Siria bajo el control del Estado Islámico (EI). El líder del grupo radical Boko Haram, Abubakar Shekau, ha proclamado un nuevo califato en Gwoza, al noreste de Nigeria, después de que un grupo de milicianos tomara el pasado jueves esta localidad. No ha especificado si los territorios ocupados son una extensión del EI o una región independiente, aunque son cómplices de estos. Boko Haram salió a la luz pública por el cruel secuestro de más de 200 niñas a las que obliga a convertirse al islam.

La respuesta del Ejército del país no se ha hecho esperar, y ha asegurado que "la soberanía y la integridad territorial del estado nigeriano siguen intactas". Ha añadido que la presencia de "un grupo terrorista sobre cualquier porción del territorio no será permitida", y ha confirmado una reacción inmediata: "Las medidas militares necesarias para asegurar el área y expulsar a los bandidos están en marcha".

Los terroristas africanos han publicado en la red un vídeo de casi una hora en el que agradecen a Alá la victoria y aseguran que han llegado a la zona "para quedarse". Después de un discurso de su líder, comienza una sucesión de imágenes de tanques, material militar, bidones de gasolina y milicianos fuertemente armados paseando por la carretera. En el último tramo del vídeo, los islamistas radicales muestran algunas de sus atrocidades y ejecuciones acometidas en la región: a una veintena de civiles tumbados con las manos atadas en una cuneta fusilados a quemarropa, o a dos hombres golpeados mortalmente con palas, después de su intento fracasado de huida.

Boko Haram lleva años operando en la región, y controla ya varias localidades de las regiones nigerianas de Borno y Yobe. El Gobierno nigeriano calcula que el grupo terrorista ha asesinado a más de 12.000 civiles desde 2009, y se ha constatando una especial brutalidad con los cristianos, a los que consideran culpables de la educación occidental que se imparte en Nigeria.

Daniel Esparza

[email protected]