Los recortes en defensa que plantea el Ejecutivo británico se topan con la oposición de los militares

-El anterior jefe del Ejército considera que su país no podrá participar en dos misiones internacionales de manera simultánea como fue el caso de Iraq y Afganistán.

-El secretario de Defensa, Philip Hammond, prevé una reducción superior a los 20000 soldados.

-En términos globales, el ejército anglosajón quedará reducido en un 20% para el año 2020.

Desde su llegada al poder en la primavera del año 2010, el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, ha puesto en marcha diversos planes de reducción del déficit que han devenido en recortes que afectaron, en primer lugar, a la educación y a la sanidad –cabe recordar las protestas estudiantiles contra la subida de tasas universitarias por parte del Ejecutivo conservador-. Ahora el turno de los recortes le ha llegado al ámbito de la defensa. En este sentido, el secretario de Defensa británico, Philip Hammond, ha explicado ante la Cámara de los Comunes el grueso del plan de recorte en dicha materia. De acuerdo al máximo responsable de Defensa británico, el plan de ahorro del ejecutivo británico –que se basa esencialmente en una reducción de tropas superior a los 20000 efectivos-, servirá para equilibrar el presupuesto de defensa, que, de acuerdo al Gobierno Cameron, cuenta con un déficit de millones de libras heredado del anterior gobierno laborista de Gordon Brown.

Lo que no podría esperar el Gobierno tory es que al igual que sufrió contestación por los recortes en materia educativa y sanitaria, también iba a recibir críticas por los recortes en el ámbito militar. En este sentido, en el día de hoy, el diario británico Daily Telegraph ha publicado una entrevista al anterior Comandante en Jefe del Ejército Británico, el Barón Richard Dannatt, quien ha calificado el plan de recorte gubernamental como muy 'arriesgado'. Lord Dannatt considera que dicho plan afectará a la seguridad del país y, sobre todo, a la capacidad de actuación en el exterior del mismo, ya que el general británico estima que la remodelación del ejército que planea el ejecutivo tory hará imposible que el ejército británico pueda intervenir en varios conflictos internacionales de manera simultánea, en este sentido, el general ha establecido como ejemplo el caso de la intervención británica en Iraq y Afganistán. Lord Dannatt considera también que este plan de recorte militar parte de un cierto optimismo por parte de la sociedad y el gobierno británico de que esta década será más pacífica que la precedente, algo que Dannatt considera como poco probable.

En todo caso, lo que parece innegable es que al final de esta década el Ejército británico verá limitada notablemente su capacidad tanto ofensiva como defensiva, lo que de acuerdo al General Dannatt supondrá que el Reino Unido ya no será para entonces una potencia militar.

Gabriel López

[email protected]