Impone más vigilancia a las entidades que recibieron ayudas públicas

 

Aseguraba Alfredo Pérez Rubalcaba este viernes que el nuevo Real Decreto aprobado por el Gobierno este viernes desincentivará las actitudes especulativas de los directivos de banca y pondrá límite a las remuneraciones en las entidades que recibieron ayudas públicas.
Poco que decir ante el segundo objetivo, porque no es lógico que el dinero público sirva para que un gestor se enriquezca. Lo que sí extraña es que el Gobierno se inmiscuya en las remuneraciones de los directivos. Argumentan que se trata de limitar la especulación y que se socave la solidez de las entidades, pero se pretende conseguir el objetivo por varias vías: un comité de remuneraciones que controle la adecuación de los salarios a las características y la marcha del banco, mecanismos de aplazamiento y retención y haciendo que la mitad de la retribución variable se produzca en acciones.
Precisamente este último punto es el que no solo no evita, sino que fomenta la especulación, ya que los directivos podrían interesarse entonces por modificar el precio de las acciones de modo que se vean beneficiados. Así, orientarían sus acciones no tanto a la buena marcha de la compañía como a su buena imagen en los mercados, precisamente esos que premian la especulación.
Mariano Tomás