Y que salga del euro. Seguiría así los pasos de Argentina y del más reciente de Islandia

 

Horas antes de la videoconferencia entre los poderes financieros y el FMI con Grecia por intentar una solución de emergencia.

Es uno de los economistas más conocidos del mundo: Nouriel Roubini ha pedido -mañana del lunes-, sin tapujos, que la deuda pública griega quiebre y que el país abandone el euro.

De esta forma, se repetiría el caso argentino -quiebra saldada con una importante quita de los intereses de la deuda pública argentina frente a los fondos buitre- y el caso islandés, país que, tras superar su quiebra soberana y la de sus bancos- ahora muestra una economía que comienza a remontar.

El caso singular del euro, claro está, es que se trata de un país miembro. Pero, desde luego, si quiebra no sería una mala noticia para los griegos sino para los inversores en deuda griega.

Mariano Tomás

[email protected]