Es junto a la italiana ENI, la petrolera con más riesgo en el país norteafricano

 

Una de las empresas que vigila con expectación lo que acontece en Libia es la española Repsol, que junto a la empresa petrolera italiana ENI, son las dos compañías más expuestas a la situación del país.

La inestabilidad generada por la guerra contra el líder libio, Muamar el Gadafi, genera incertidumbre pese a que parece ser que los rebeldes han logrado el control de casi todo el país y Repsol espera que se vuelva a la normalidad para que sus trabajadores regresen a los pozos que la compañía tiene en el país. Lo mismo sucede con la petrolera ENI.

Cabe recordar que en el caso de la empresa española, el petróleo libio supone el 7% del ebitda y cerca del 4% de la producción petrolífera, mientras que para la compañía italiana, la producción de petróleo en Libia supone el 10% del total. Ambas empresas esperan que en las próximas semanas se pueda volver a poner en marcha la extracción del oro negro de sus pozos.

Mariano Tomás

[email protected]