Es la primera vez que se le ve votando desde 2006En Cuba, este domingo, más de ocho millones de cubanos estaban llamados a las urnas para elegir en segunda vuelta a los 612 diputados de la Asamblea Nacional y a los 1.269 delegados a las 15 asambleas provinciales.

La primera vuelta se celebró entre octubre y noviembre de 2012. Aunque, en realidad, los candidatos a la Asamblea Nacional y a las asambleas provinciales ya fueron designados por las 168 asambleas municipales. Así que estos comicios son un mero paripé.

Y no solo por lo antes citado, sino porque hablar de elecciones democráticas en la Cuba comunista es una contradicción in términis, u oxímoron. Porque, por ejemplo, en la isla caribeña no hay partidos opositores, ya que el Partido Comunista Cubano (PCC) es la única formación legal del país, de modo que copa todos los puestos relevantes en las diferentes instituciones.

Lo curioso del caso es que el factotum de este sistema comunista en Cuba, o sea, el dictador Fidel Castro, apareció para votar. Se trata de la primera vez que lo hace desde 2006. En declaraciones a la prensa, Fidel señaló: "El pueblo es realmente revolucionario. No tenemos que probarlo, son hechos históricos. En 50 años de bloqueo (estadounidense) no se han rendido".

Por supuesto, también acudió a votar el 'hermanísimo', o sea, el actual presidente cubano, Raúl Castro en unas elecciones en que, como decimos, lo de menos es el resultado.

Por cierto, Raúl Castro prepara el relevo en Cuba en la persona de su hija, partidaria del aborto y el matrimonio homosexual. O sea, el pensamiento del Nuevo Orden Mundial entrando de lleno en la isla. Creíamos que ya lo habíamos visto todo...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]