• El ministro del Interior francés, Manuel Valls hablaba 24 horas antes del atentado del peligro de la 'islamofobia'. 
  • El detenido refuerza la tesis de la nueva estrategia yihadista: matar por libre a los infieles en el centro de Europa.
  • Sin embargo, los líderes europeos siguen hablando de 'islamofobia': ¿Síndrome de Estocolmo, tal vez
El ministro de Interior de Francia, Manuel Valls (en la imagen), ha anunciado que un hombre de 22 años ha sido detenido este miércoles en la localidad de La Verriere —ubicada en el departamento de Yvelines a unos 45 kilómetros al oeste de la capital— en relación con el ataque del pasado sábado a un militar en París. Afortunadamente, el militar está ingresado, pero fuera de peligro.

Fuentes de la investigación citadas por la agencia France Presse señalaron que el detenido profesa una interpretación radical del islam desde hace tres o cuatro años, y que fue identificado como presunto autor del ataque gracias a pruebas de ADN. Vamos, un yihadista.

El suceso tuvo lugar días después de que dos hombres acuchillaran hasta la muerte a un militar británico en un barrio londinense en lo que el Gobierno de Reino Unido ha considerado un ataque terrorista.

Recordemos que, precisamente, el citado ministro del Interior francés, Manuel Valls, hablaba 24 horas antes del atentado del peligro de la 'islamofobia'. Pero el detenido, oh casualidad, ha sido un yihadista en lo que se perfila como la nueva estrategia terrorista del yihadismo: matar por libre a los infieles, a ser posible soldados, y en la propia Europa.

Sin embargo, los líderes europeos (como el otro día Cameron) siguen hablando de 'islamofobia'. ¿Síndrome de Estocolmo, tal vez

Andrés Velázquez
[email protected]