• El total de la deuda de las CCAA creció un 17,2% en 2011, la cifra más alta de la historia.
  • Alcanzó los 140.083 millones de euros, el 13,1% del PIB.
  • Las peores, por orden: Cataluña, Valencia y Madrid.
  • Por otra parte, la deuda de la Administración Central creció un 14,2%, hasta los 559.459 millones de euros.
  • Y la de los ayuntamientos se quedó casi igual que en 2010.

Está claro que el sistema no se sostiene. En un momento en que estamos con el agua al cuello por el déficit que nos ha fijado el Eurogrupo para este año -el 5,3% del PIB-, cuando se cuestiona el propio estado de las autonomías por los elevados costes que genera (duplicidades, etc.), cuando se discute el copago sanitario (en la imagen, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro junto a los consejeros autonómicos) y cuando el Gobierno se va a hacer cargo de la deuda de 35.000 millones de euros que las administraciones autonómicas y locales deben a las empresas, hoy el Banco de España nos lo ha dejado nítido: desde el año 1995, el endeudamiento de las regiones no ha parado de crecer, batiendo en cada ejercicio récords históricos, a pesar del compromiso de estabilidad presupuestaria adquirido en los últimos años.

Cifras concretas: la deuda de las comunidades autónomas aumentó un 17,2% en 2011, hasta registrar 140.083 millones de euros (el 13,1% del PIB), la cifra más alta de toda la serie histórica. La más endeudada en 2011 fue nuevamente Cataluña, con 41.778 millones de euros, el 29,8% del total de la deuda acumulada en el conjunto de las comunidades. El segundo lugar lo ocupa la Comunidad Valenciana (20.762 millones de euros); y el tercero, Madrid, cuya deuda ascendió a 15.447 millones de euros. Entre las tres, acumulan el 55,6% del endeudamiento regional. Nótese que la segunda y la tercera son gobernadas por el PP desde hace años...

A continuación, figuran Andalucía (14.314 millones de euros), Galicia (7.009 millones), Castilla-La Mancha (6.587 millones), País Vasco (5.536 millones), Castilla y León (5.476 millones de euros), Baleares (4.432 millones), Canarias (3.718 millones), Aragón (3.403 millones) y Murcia (2.806 millones). Y completan la lista Navarra (2.446 millones), Asturias (2.155 millones), Extremadura (2.021 millones), Cantabria (1.293 millones) y La Rioja (900 millones).

Por otra parte, la deuda de la Administración Central aumentó un 14,5% el año pasado, hasta 559.459 millones.

Mientras que la deuda de los ayuntamientos se mantuvo prácticamente invariable en 35.420 millones, el equivalente al 3,3% del PIB, lo que representa un descenso del 0,03%. Eso sí: ayer terminó el plazo para que los municipios presentaran la deuda pendiente de pago, que según la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) podría alcanzar los 17.000 millones de euros.

Según el Banco de España, la deuda total de las administraciones públicas creció en 2011 un 14,2% y alcanzó los 734.961 millones, hasta quedar en el 68,5% del PIB, 8,5 puntos por encima del 60% que permite la Unión Europea.

Lo dicho: este sistema no se sostiene y hay que cambiarlo. Porque aunque a veces es necesario endeudarse para pagar servicios esenciales, las cifras conocidas hoy son inasumibles. ¿En qué se han gastado el dinero nuestros políticos?, ¿a cuántas generaciones han dejado endeudadas?

Debería haber responsabilidades penales.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]