"Oyendo hablar a un hombre, fácil es acertar dónde vio la luz del sol: si os alaba Inglaterra será inglés, si os habla mal de Prusia es un francés y si os habla mal de España... es español".

Insisto en que antes de jugar con una institución que se remonta a 1.400 años de historia, o más, como es la monarquía española, conviene pensárselo tres veces.

Pero en España somos así, y el error o incluso el horror. Del Rey de España, el desagradable incidente de los paquidermos ha servido para que los más duros con el Rey sean los medios de comunicación españoles y los propios españoles.

Hombre sí, el Rey ha cometido un error, aunque mucho más grave que irse a cazar paquidermos en Botsuana sea el progresivo debilitamiento de la monarquía española como referente moral.

Y es que, como ya hemos dicho en Hispanidad en otras ocasiones, miren ustedes, la monarquía europea de hoy o son referentes morales del pueblo o no son nada.

Esa es la verdadera asignatura pendiente de la monarquía. Por lo demás, en tiempos de tribulación yo no haría mudanzas. Y menos en una institución tan longeva.

Y ojo, forzar una abdicación del Rey en su hijo, no serviría para otra cosa que para satisfacer la ambición de doña Letizia Ortiz y el narcisismo de algunos periodistas, como Pedro J. Ramírez. Para El País, ni supone ahorro alguno.

Eulogio López

[email protected]