La reducción del déficit de rentas y la mejora de los saldos de la balanza de servicios y transferencias corrientes, claves

 

España ha logrado reducir un 18,2% el déficit acumulado de la balanza por cuenta corriente hasta los 47.673,7 millones de euros durante 2010, según el informe que ha presentado el Banco de España. Sin embargo, el déficit acumulado por la balanza comercial ha seguido aumentando, aunque durante el año pasado sólo lo hiciera en un 2,7%, situándose en los 46.361,3 millones de euros. Este crecimiento se debe al incremento de las importaciones en un 14,1%, siendo el déficit energético el más destacado, con un incremento del 29%, y el del no energético el que mayor reducción ha supuesto (-36%). También han aumentado las exportaciones un 17,3%, pero no lo suficiente como para cambiar el signo de la balanza.

De esta manera, España sigue viéndose necesitada de productos de fuera, fomentando así el trabajo en el extranjero, mientras que su exportación no tiene tanto peso económico. Lo que nivela un poco la balanza por cuenta corriente es un por lado, el superávit de la balanza de servicios que asciende en 2010 un 8,4% hasta alcanzar los 27. 462,3 millones, y la reducción de los déficits de balanza de rentas (-27%), hasta los 21.447,8 millones de euros y de transferencias, que desciende en algo más de 600 millones de euros durante 2010.

Andrés Velázquez

[email protected]