Por el aumento de la balanza comercial y también del de rentas

La balanza por cuenta corriente no ha tenido un buen comienzo de año, pues ha arrojado un déficit de 8.200 millones de euros durante el primer trimestre. Un 90,7% más que en el mismo periodo del año pasado, cuando se situó en 4.300 millones, según la balanza de pagos, publicada este viernes por el Banco de España.

La razón de este comportamiento se encuentra en el aumento del déficit de la balanza comercial y de rentas y también del de transferencias corrientes, que han pesado más que el repunte del superávit de la balanza de servicios.

La balanza comercial tuvo un déficit de 5.100 millones durante el primer trimestre, un 82,1% más que hace un año, dado que las importaciones ( 8,5%) crecieron más que las exportaciones ( 4,9%).

El déficit de la balanza de rentas creció hasta los 6.300 millones hasta marzo, un 43,2% más que en el mismo periodo del año pasado.

La balanza de transferencias corrientes arrojó un déficit de 4.300 millones, un 10,2% más que en el primer trimestre de 2013.

Mientras que la balanza de servicios acumuló un superávit hasta marzo de 7.500 millones, un 10,3% más que en el mismo periodo del año pasado, debido a la subida del superávit del turismo y viajes (5.700 millones, un 3,6% más) y también del de otros servicios (1.700 millones, un 30,8% más). 

Respecto al saldo de la cuenta de capital, presentó un superávit de 2.000 millones, una cuantía superior en 800 millones a la de hace un año (1.400 millones).

La economía española tuvo en el primer trimestre una necesidad de financiación de 6.200 millones, más del doble que en el mismo periodo de 2013 (2.900 millones), un 113,8% superior.

Cristina Martín

[email protected]