• La consejera Arantza Tapia ve "positiva" la oferta de Cata, que cuenta con el apoyo institucional de la Generalitat.
  • La vasca, en concurso de acreedores, se ha convertido en una novia con varios pretendientes.
  • También pujan por ella la argelina Cevital y el fondo especulativo PHI Industrial.
  • Al Gobierno vasco le gusta Cata porque mantiene los empleos y el proyecto de actividad industrial es a largo plazo.
  • Pero la última palabra la tiene al Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián.

Contábamos ayer cómo la Generalitat ha intentado 'sobornar' al Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián para que la empresa catalana Cata se quede con Fagor Electrodomésticos, en concurso de acreedores. En efecto, el Gobierno catalán mandó una carta al tribunal, en la que "apoya" la oferta, argumentando la solvencia y su trayectoria de Cata. Bueno, el culebrón no queda ahí y ahora entra fase de complicidades: hoy viernes se han reunido la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, y el consejero catalán de Empresa, Felip Puig. La razón del encuentro era la firma de un acuerdo de colaboración en política industrial, energía y turismo, pero lo que flotaba en el ambiente era Fagor. Y no es malo, ojo, que Fagor Electrodomésticos quede en manos españolas. Es una empresa industrial y como tal es bueno que persevere en suelo nacional.

Hay que recordar que Fagor Electrodomésticos -cuyo futuro está en manos de lo que decida el juez Pedro Malagón, que tiene en su poder el informe del administrador concursal- también interesa a la empresa argelina Cevital y al fondo especulativo PHI Industrial. Entre estos dos, la elección no parece difícil: es mejor una empresa que un fondo especulativo. 

A la espera del desenlace, lo que está claro es que tanto el Gobierno vasco como el catalán ven con buenos ojos la oferta de Cata. Arantza Tapia lo que ha dicho es que la ve "positiva", porque mantiene los puestos de trabajo y el proyecto de actividad industrial es a largo plazo. Y Puig, por su parte, ha reiterado que la Generalitat ha dado apoyo institucional a la esa oferta, aunque hay que ser respetuosos -ha recordado también- con las decisiones que se tomen en el proceso concursal.

De lo que no hay duda es que Fagor se ha convertido en una novia con muchos pretendientes. De momento conocemos tres, pero puede haber más.

Cristina Martín

[email protected]