El 73,1% se destinó a salarios y el 22,0% a cotizaciones a la Seguridad Social. Pero España sigue teniendo salarios bajos e impuestos laborales altosEl INE ha informado este jueves de que el coste laboral por trabajador en términos brutos fue de 31.170,06 euros en 2011, según los resultados de la Encuesta Anual de Coste Laboral (EACL), que completa los obtenidos trimestralmente a partir de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL). Este coste representó un incremento del 1,1% respecto del año 2010. Si se restan las subvenciones y deducciones que se recibieron de las Administraciones Públicas, se obtiene un coste neto de 30.886,60 euros, con un crecimiento interanual también del 1,1%. Los sueldos y salarios más las cotizaciones a la Seguridad Social constituyeron, conjuntamente, el 95,1% del coste bruto.  

Además de los salarios y cotizaciones, 556,88 euros anuales se destinaron a beneficios sociales por trabajador (cotizaciones voluntarias a seguros y planes de pensiones, prestaciones complementarias a la Seguridad Social y gastos de carácter social), 323,40 a otros gastos derivados del trabajo (indemnizaciones por fin de contrato, pequeño utillaje y ropa de trabajo, transporte hasta el lugar de trabajo, selección de personal...), 530,37 euros  correspondieron  a indemnizaciones por despido y 110,95 a formación profesional.  

El 73,1% del coste total se destinó a salarios (22.775,76 euros por trabajador) y el 22,0% a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social (6.872,70 euros por trabajador). Del resto de partidas que componen el coste, 556,88 euros anuales por trabajador se destinaron a beneficios sociales, 323,40 a gastos derivados del trabajo, 530,37 correspondieron a indemnizaciones por despido y 110,95 a formación profesional.

A todo esto, España sigue teniendo salarios bajos e impuestos laborales altos. Es decir, los salarios netos de los españoles son inferiores a la media europea. Luego si siguen subiendo los costes laborales en España mientras los sueldos se mantienen estables, no es un buen negocio para los trabajadores.

Por sectores, el de la energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado fue el que tuvo mayores costes salariales, con una media de 55.196,39 euros, seguido por el de sociedades financieras y de seguros, con 44.239,30 euros. La Industria fue el sector económico con mayores costes laborales, con 35.251,32 euros por trabajador durante 2011, un 1,7% más que en el año anterior.

Por su parte, el sector de la Construcción experimentó el mayor crecimiento del coste neto (2,6%) debido al aumento tanto de los costes salariales (2,5%) como de los no salariales (2,8%). En el sector Servicios el incremento del coste neto fue del 1%. Este sector tuvo el menor crecimiento del coste salarial (0,5%) y un crecimiento del coste no salarial del 2,3%.

Por comunidades, las que tuvieron los costes laborales más elevados fueron País Vasco y Comunidad de Madrid. Los más bajos fueron en Extremadura y Canarias.  La variación respecto a 2010 del coste laboral neto fue positiva en todas las comunidades, excepto en Región de Murcia, Principado de Asturias y Aragón donde decreció un 0,3%. Las empresas de País Vasco y Comunidad de Madrid fueron las que pagaron mayores salarios y tuvieron gastos más elevados en beneficios sociales. En cuanto a la formación profesional, Andalucía y Comunidad de Madrid presentaron los mayores costes, mientras que Canarias e Illes Balears registraron los menores. Los mayores indemnizaciones por despido tuvieron lugar en Comunidad de Madrid y Región de Murcia.

Además, las empresas de Extremadura y Comunidad Foral de Navarra recibieron las mayores subvenciones y deducciones fiscales vinculadas al empleo y a la formación profesional.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]