Eso sí, las autonómicas arrebatan el tercer puesto de audiencia a Antena 3 TV. Tele 5 respira, tras el batacazo de los últimos meses y la absorción de Cuatro. Mientras, la Sexta se asoma al precipicio. El siguiente paso hacia el duopolio es el control de la publicidad. Y lo peor: el sistema SOFRES beneficia al binomio Tele 5-A3 TV y perjudica a los novatos

¿Demasiados comensales para la tarta publicitaria? Es lo que podría pensarse tras el cierre de la cadena de Unidad Editorial que les adelantaba Hispanidad este miércoles. Pese a que TVE renunció a la publicidad, las pequeñas cadenas tienen difícil la supervivencia, mientras las grandes se estancan y continúan exigiendo que las autonómicas renuncien a la publicidad. El hecho es que la televisión estatal mantiene su primer puesto en las audiencias seguida de Telecinco, que consiguió 1,2 puntos más de audiencia con respecto a abril, tras un periodo de fuertes bajadas. Además, recordemos que los chicos de Berlusconi se comieron a Cuatro (PRISA), por lo que el oligopolio continúa reforzándose.

 

Y más, La Sexta se asoma al precipicio. Esperaban alcanzar los números negros este año, donde comenzaron con buen pie para hundirse en este segundo trimestre. Así que están abocados a ser absorbidos por A-3 TV.

Más novedoso aún resulta que Antena 3 pierda el tercer puesto, que las autonómicas ganan con un crecimiento de un punto en su audiencia. La TV de Planeta, liderada por José Manuel Lara, aumenta así la diferencia con Tele 5, a peor claro, el canal de Silvio Berlusconi, que este jueves encabezó las subidas en la bolsa, con un incremento en torno al 2%. No es de extrañar que el oligopolio -casi duopolio de A-3 TV (Planeta) y Tele 5 (Mediaset) estén empeñados en recibir un nuevo regalo: que las autonómicas dejen de emitir publicidad. Paolo Vasile (en la foto) es insaciable.

Más que oligopolio, debemos hablar de duopolio, amenizado con el tópico de que si VEO TV ha cerrado es porque no hay sitio para nuevos comensales. Para torcerle el pulso a los nuevos competidores (Intereconomía, 13TV o Canal 10) los nuevos cuentan también con el esquema SOFRES de medición de audiencias, otro monopolio al que deben acogerse todos los anunciantes. Y es que dicho método perjudica a los pequeños por los errores de sesgo del mismo. Por resumirlo en dos palabras, el error estadístico puede hacer perder hasta cinco décimas a un canal, algo imperceptible para las dos grandes pero que puede arruinar la audiencia de las pequeñas.

Pero el oligopolio, o duopolio, no se conforma con todas esas ventajas, más las que le ofrece el Gobierno, tras retirar la publicidad de RTVE (450 millones de euros anuales). Así, se pretenden fusiones entre las tres grandes agencias que casi monopolizan la publicidad en TV: Publiespaña, de Mediaset. A-3 Advertising (Planeta) y Publiseis (Mediapro-La Sexta), sector en el que también se habla de fusiones, sobre todo entre estas dos últimas.

Del oligopolio al duopolio y, a lo mejor, al monopolio. ¡Y que viva el pluralismo!

Eulogio López

[email protected]