"Produce la impresión de que la enseñanza de la Iglesia sobre la maldad intrínseca del aborto no es firme", señala el cardenal estadounidenseEl periódico irlandés Catholic Voice entrevistó recientemente al cardenal estadounidense Raymond Burke en el contexto del debate en el parlamento irlandés sobre la legalización de algunos abortos.

Tras manifestar lo ya sabido, que "no puede haber ninguna duda de que la práctica del aborto es uno de los más graves pecados públicos", el cardenal Burke se mostró partidario de negar la comunión a aquellos políticos católicos que hayan apoyado el aborto por cualquier motivo: "Mientras siga apoyando una legislación que fomente el aborto u otros males intrínsecos, debe negársele la Comunión".

Recordemos que el cardenal estadounidense preside la Signatura Apostólica, el más alto tribunal judicial del Vaticano, que toma las decisiones relativas al derecho canónico. Por ello, el cardenal Burke dijo que el obispo local y los párrocos deben asegurarse de que la Comunión se recibe debidamente para evitar "el grave pecado de sacrilegio" de aquellos que reciben la Comunión a pesar de su "grave pecado moral", incluidos los políticos católicos. Los obispos y el clero también deben evitar el "escándalo" provocado por este tipo de recepción de la Comunión, ya que "produce la impresión de que la enseñanza de la Iglesia sobre la maldad intrínseca del aborto no es firme".

Andrés Velázquez
[email protected]