Por capitalización puede, pero digerirlo puede ser su ruina. Eso sí, FG no cuenta ni con el apoyo del Banco de España ni con el del Partido Popular, que le necesitan para la "reforma financiera" española, en la que el banquero gallego no quiere colaborar

El BBVA es hoy el banco más solvente de España. Vale en bolsa más de 31.000 millones de euros, mientras el Deutsche Bank no alcanza los 26.000 (25.384 millones de euros al cierre de la sesión del viernes 14). El equipo de técnicos que FG ha destinado exclusivamente a otear el horizonte se han planeado muchas opciones. Por ejemplo, las que le soplan desde el Banco de España (CatalunyaCaixa). Tampoco podría comerse a Bankia, que busca una fusión bien con el BBVA. Pero es que FG se ha distanciado de Mariano Rajoy, pues soñaba con retirarse como ministro de Economía y cada vez lo tiene más difícil. Así que no está dispuesto a ceder la Presidencia de BBVA-Bankia a Rodrigo Rato.

No, lo que González quiere ahora es convertirse en el primer banquero paneuropeo. Ya lo intentó con los holandeses ING o ABN, pero ahora ambos están fatal.

Lo más bonito sería absorber el Deutsche que, insisto, puede hacerlo por capitalización. Otra cosa es digerirlo, porque el Deutsche Bank, el orgullo alemán, se ha convertido en un banco de inversión por cuyas tripas circulan todos los demonios financieros del momento: deuda soberana y activos tóxicos de todo tipo. Por eso capitaliza tan poco. En definitiva, es fácil comprar el portaestandarte alemán pero su digestión es venenosa: se puede llevar por delante a cualquier comprador.

Sin embargo, para FG supondría cerrar con broche de oro su carrera bancaria. Eso sí, va a tener en contra tanto al Banco de España como al Partido Popular. El segundo porque no quiere perder soberanía bancaria y con una operación de ese tipo sabe que la perdería. El supervisor no quiere porque el gobernador Fernández Ordóñez juega a juntar bancos buenos con bancos malos y a pedir a los bancos buenos que adquieran bancos y cajas de ahorros en dificultades. Una táctica que ha conseguido que el mejor sistema bancario de Europa sea, ahora sí, un sistema en crisis.

Mientras, FG juega al "Vente a Alemania, Paco".

Eulogio López

[email protected]