Ya se sugiere que hay un interés anglosajón en que el euro salte por los aires para que el dólar siga siendo la única moneda de referenciaSe veía venir. La prima de riesgo española ha llegado a tocar los 550 puntos y la rentabilidad del bono español se ha situado en el 7,01%. Y se veía venir después del 'favorcito' que nos hizo ayer la agencia de calificación de riesgo Moody's, que rebajó anoche en tres escalones la nota que otorga a la deuda soberana de España hasta casi el bono basura.

Porque son grandes 'colegas' de España y de Europa estas tres brujas -Moody's, Fitch y S&P- cuya actitud cabe ser interpretada como que les interesa que quiebre España para que quiebre el euro.

Lo decían en la mañana del jueves algunos tertulianos, que sugerían que hay un interés anglosajón en que el euro salte por los aires para que el dólar siga siendo la única moneda de referencia. Por ejemplo, Joaquín Estefanía, "sabemos que el euro también tiene grupos y lugares donde no es bien visto porque es una moneda más de referencia en el mundo y se estaba más cómodo antes cuando la única moneda de referencia era el dólar. Hay dos centros ahora de combate sobre la fortaleza del euro, que son Wall Street y la city de Londres. Y creo que una buena parte de la sobrerrepresentación que hay sobre la situación española en periódicos como Financial Times y The Wall Street Journal tiene que ver con esto".

Y Matías Vallés apuntaba: "A EEUU y a la city londinense no les interesa una Europa demasiado fuerte, pero tampoco una Europa quebrada". "Y hay otros enemigos como los que apuestan a la quiebra de España. La caída de Moody's y la subida de la prima de riesgo son muy buenos para inversores que han apostado que si España quiebra, ellos van a ganar muchos milones de euros".

Hay que recordar que Irlanda, Portugal y Grecia fueron rescatados cuando sus respectivos bonos a diez años superaron en el mercado secundario el 7%.

Esta jueves, el bono irlandés a diez años se negociaba al 7,358 %, en tanto que el portugués cotizaba al 10,685 %. Y por su parte, el interés del bono italiano subía al 6,294 %, con lo que el sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda italiana es ya de 479 puntos básicos.

Ya lo decía también esta mañana, en Onda Cero, el ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo: "Esto es como el 'Titanic'; si se hunde, se hunden también los pasajeros de primera clase".

Hay que recordar que en enero de este año, el BCE compró deuda española y el riesgo país bajó a 343 puntos. Y el mismo BCE, también en enero, compró deuda italiana después de que el bono a diez años superara la barrera psicológica del 7%. Por tanto, la excusa esgrimida por Draghi de que la legislación no permite actuar al BCE, no cuela.

¿A qué espera el BCE para intervenir?, ¿o es que desea un rescate de España, de Italia y del euro?

José Ángel Gutiérrez

[email protected]