Pide unas finanzas públicas más saneadas y estrategias de consolidación creíbles y ambiciosas

 

Además, aplaude el programa irlandés.

Si parecía que el caos aéreo del puente de la Inmaculada y la mano dura del Gobierno habían logrado apartar la mirada de los mercados y sus analistas, la realidad ha vuelto a colocar las cosas en su sitio. Tras semanas de política económica, la distensión de unos días de caos aéreo ha sentado bien, pero ahora hay que volver a la economía.

Y quien ha lanzado el primer aviso ha sido el Banco Central Europeo. Éste ha pedido a algunos países (entre ellos, no sé por qué, seguro que está España), que refuercen la confianza en unas finanzas públicas saneadas y puedan así reducir las primas de riesgo. Estas medidas las percibe el organismo europeo, como claramente necesarias. Y es que según el BCE, algunos países todavía siguen siendo vulnerables a los mercados.

Una de las medidas que propone el Banco Europeo consiste en detallar en los presupuestos del año próximo las medidas de ajuste fiscal necesarias, y aconseja estar preparados para corregir cualquier desviación de los objetivos fiscales previstos (hay que recordar que ya se ha avisado a España de una desviación del 0,4%, con respecto al 6% marcado en el déficit público).

Además, desde el BCE, se ve con buenos ojos el programa de ajuste económico y financiero llevado a cabo por Irlanda, ya que se considera que se han incorporado los elementos necesarios para lograr una estabilización de la economía irlandesa. Habrá que ver qué es lo que dicen los mercados, que como se sabe, no siempre dan la razón a los analistas u organismos financieros.

Juan María Piñero

[email protected]