Primero se les cataloga como minustrabajadores, luego se les quita el bonus… son los nuevos parias de la empresa

-Se modifican en algunos departamentos las gratificaciones colectivas por individuales, lo cual destruye el espíritu de equipo.
Aunque el presidente del BBVA se exprese en cristiano para que en México les quede muy clarito que lo de la crisis no va con ellos, en España, en su propio banco, prefieren el inglés, como en los anuncios cursis de colonias masculinas. Ahora los técnicos de sístemas, son los System Technicians, y los subempleados o despedibles, han pasado a ostentar el difícil palabrejo de 'Undeperformers'. Un término que suena muy peliculero, como de saltimbanqui del circo del sol que actúa cerca del suelo y pasa por debajo de una cuerda, pero cuya traducción literal en lenguaje empresarial es "que opera pobremente" o "desempeña menos trabajo". Los departamentos de personal del banco vasco han anunciado a los empleados que ya están a la caza y captura de estos empleados, cuyo número alcanzaría entre un 10-15% en algunas áreas.
Si no tienen bastante con ser categorizados con el nombrecito de marras, como vulgares epsilones, la casta más baja de "Un mundo feliz" , la visionaria novela de Aldoux Huxley, los 'underperformers' verán su sueldo reducido. A partir de ahora los bonos que se repartían entre determinados colectivos de forma global van a ser asignados ahora de forma individual en razón de lo que perfomeen los trabajadores. Fuentes relacionadas con los trabajadores han señalado a Hispanidad que semejante medida destruye el espíritu de equipo y contribuye a fomentar el chivateo. Nadie quiere ser 'underperfomeado'. Aunque la empresa ha señalado que se mostrará comprensiva y dará un plazo a los parias para regenerarse en distintos destinos o con diferentes objetivos, lo cierto es que los trabajadores se temen que el extraño anglicismo termine con despidos a diestro y siniestro, o "from the right to the left".
Tan pasmados se sintieron los empleados cuando se les comunicó la política de empresa que cuando les dijeron si querían hacer preguntas, lo único que se le pasó por la cabeza a uno de ellos fue cuestionar al portavoz responsable si la corbata que llevaba era de Chris&Chris o de Zara.
Miriam Prat
[email protected]