• Con ello, ya están listos todos los mecanismos para que empiece a funcionar.
  • Al final, Asisa y Mutua Pelayo se han sumado a la veintena de accionistas.
  • A saber: Santander, Caixabank, Sabadell, Popular, Kutxabank, Ibercaja, Bankinter, Unicaja, Cajamar, Caja Rural, Barclays, Caja Laboral, Deutsche Bank, Ceca, Banco Cooperativo Español, Banca March, Mapfre, Axa Seguros Generales, Mutua Madrileña, Catalana Occidente, Mutua Pelayo y Asisa.
  • Y ahora, la clave de la cuestión: ¿Se van a vender los pisos? ¿Con qué velocidad? Y ¿a qué precio?

La maquinaria ya está preparada para echar a andar. La Sociedad de Gestión de Activos inmobiliarios procedente de la Reestructuración Bancaria (SAREB) ha culminado la suscripción de la deuda subordinada por los inversores. Al final no ha habido ninguna novedad, salvo la entrada de Asisa y Mutua Pelayo -que únicamente participan en la suscripción de deuda subordinada, no con capital directo-, y la ausencia del BBVA.

De esta manera, y tal y como ha anunciado la sociedad dirigida por Belén Romana (en la imagen) a través de una nota, "del total de deuda subordinada suscrita en esta primera fase, el 55,57% estará en manos privadas y el 44,43% corresponderán al FROB".

Por su parte, de ese 55,57%, las entidades de crédito tienen el 52,46%, y las aseguradoras el 3,11%. Ente las primeras, Santander (17,12%), Caixabank (12,37%), Sabadell (6,81%) y Popular (5,87%) son los que más han suscrito. Y entre las compañías de seguros, Mapfre (1,40%) es, con diferencia, la que más participa en la sociedad.

En cualquier caso, queda por saber lo más importante, es decir, si se van a vender los pisos, con qué velocidad y a qué precio. Conviene recordar que uno de los argumentos para crear el 'banco malo' era precisamente el hecho de ser un instrumento para acelerar la recuperación del sector inmobiliario de nuestro país.

Pablo Ferrer

pablo[email protected]